Visitando el Capitolio de los Estados Unidos, Washington D.C.

The Capitol, Capitol Hill, Washington D.C.

El Capitolio es la sede del poder legislativo de los Estados Unidos de América y un símbolo universal de libertad, al tiempo que monumento y muestra viva del funcionamiento de la democracia representativa.

El Capitolio se erige sobre el promontorio conocido como Capitol Hill (Colina del Capitolio) coronado por su famosa cúpula, que divide el eje norte-sur a lo largo del cual se extienden las alas del monumental edificio.

Las visitas al Capitolio son gratuitas y guiadas, aunque es necesario concertar la reserva con antelación por medio de un sencillo trámite on line a través del sitio web oficial del Centro de Visitantes del Capitolio, que le proporcionará un pase electrónico que ha de llevar impreso cuando vaya a realizar su visita. Los ciudadanos estadounidenses pueden concertar directamente sus visitas al Capitolio a través de las oficinas de sus senadores o representantes. La visita tiene una duración aproximada de una hora.

Acceso al Centro de Visitantes del Capitolio, fachada este

El acceso al Capitolio se realiza a través del Centro de Visitantes, situado en la plaza este del edificio, entre Constitution Avenue e Independence Avenue. Se trata de un complejo subterráneo inaugurado en 2008, diáfano y muy luminoso, que ocupa tres cuartas partes de la superficie del Capitolio. De éste parten las visitas guiadas y brinda acceso a las exposiciones y dependencias donde el visitante puede ser testigo del funcionamiento de la democracia.

La visita, dirigida y glosada en todo momento por un guía a través de un sistema de audio mediante auriculares, comienza en la cripta, un amplio hall circular apoyado en columnas concebido para acoger en su centro la tumba del Presidente Washington, quien finalmente fue enterrado en Mount Vernon, en su tierra natal de Virginia, por expreso deseo de su familia. El recorrido turístico continúa a través de las antiguas dependencias del Tribunal Supremo, incluida la cámara en la que éste celebró sus primeras sesiones antes de contar con su propia sede en Capitol Hill, en el edificio neoclásico colindante con la Biblioteca del Congreso.

Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Capitol Hill, Washington D.C.

El hito más importante de la visita al Capitolio es la Rotonda, antiguo hall del edificio y hoy renombrado como National Statuary Hall, por las estatuas que decoran el perímetro de esta gran sala en homenaje a los ciudadanos más notables de los distintos Estados de la Unión. Desde la Rotonda se puede contemplar el interior de la espléndida cúpula que corona el edificio y le otorga su inconfundible silueta como símbolo de la libertad y de la democracia.

Cúpula del Capitolio, vista interior desde la Rotonda

Curiosidades

El Congreso de los Estados Unidos es un parlamento formado por dos cuerpos legislativos, el Senado (US Senate) y la Cámara de Representantes (US House of Representatives), que celebran sus sesiones en cámaras separadas ubicadas en sendas alas del edificio del Capitolio.

Cámara de Representantes

Cámara del Senado

La construcción del Capitolio, sede del poder legislativo, comenzó en 1793 con la ceremonia de colocación de la primera piedra en la esquina sureste el 18 de septiembre por el Presidente George Washington (1789 – 1797), que estaba acompañado por representantes de las logias masónicas de Virginia, Maryland y de la ciudad federal (Washington).

El Presidente Washington pertenecía a la sociedad secreta de los Francmasones, muy vinculada a los padres fundadores de la nación americana y a los principios que dieron lugar al nacimiento de los Estados Unidos de América.

Concebido por George Washington, el Capitolio fue obra del Doctor William Thornton, que pese a su talento no era arquitecto, si no médico, y que proyectó un edificio alineado con el eje norte-sur de la ciudad y con dos alas separadas por una rotonda central coronada con una cúpula.

Las obras de construcción avanzaron con lentitud bajo la supervisión de distintos arquitectos, entre los que se encontraba James Hoban – quien también diseñó y construyó la Casa Blanca -  que completó el ala norte, la del Senado, en 1800.

El Capitolio ha sido la sede del Congreso de los Estados Unidos desde noviembre de 1800, fecha en que el Congreso celebró su primera sesión en la recién acabada ala norte. La Cámara de Representantes se reúne en su salón de sesiones del ala sur desde diciembre de 1857, mientras que el Senado se trasladó a su cámara actual en 1859 tras la ampliación del ala norte del edificio.

Bajo la impresionante cúpula del Capitolio se encuentra la Rotonda, el antiguo hall de planta circular en el corazón del edificio, que aunque no cumple ninguna función legislativa es una estancia ceremonial que ha sido escenario de acontecimientos históricos y de actos oficiales de muy diversa índole desde la Presidencia de Abraham Lincoln, como funerales presidenciales, recepciones de visitas de Estado, héroes de guerra, firma de leyes y tratados, etcétera.

El edificio fue incendiado por los británicos en 1814 durante la ocupación de Washington en la guerra de 1812, al igual que la Casa Blanca y otros edificios emblemáticos del entonces distrito federal. Una tormenta impidió que el Capitolio fuera pasto de las llamas y fue posteriormente reconstruido y ampliado.

La ampliación del Capitolio, aprobada en 1850, fue motivada por la expansión de la nación al oeste y por el nacimiento de nuevos Estados de la Unión. El número de Estados se había duplicado entonces respecto al año 1793 y el número de representantes y senadores en el Congreso había aumentado a 62 y 233 respectivamente, excediendo las expectativas conforme a las cuales el edificio fuera inicialmente proyectado. Las obras de ampliación finalizaron en 1868.

La nueva cúpula del Capitolio, con un armazón interior de hierro forjado, fue completada el 2 de diciembre de 1863 con la colocación sobre su linterna de la escultura denominada curiosamente como Estatua de la Libertad.

Consejos útiles

  • Reserve su visita con suficiente antelación a su estancia en Washington D.C. a través del sistema de reservas on line del Centro de Visitantes del Capitolio.
  • La afluencia de público es menor durante los días laborables. No hay visitas los domingos.
  • Acuda con antelación a la hora concertada para la visita, pues por razones obvias la seguridad es muy estricta y pueden producirse demoras en el acceso al edificio.
  • Utilice el metro para llegar al Capitolio, estación de Capitol South. El Centro de Visitantes se encuentra a cierta distancia respecto a las paradas del transporte público más próximas a la colina del Capitolio, trayecto que habrá de recorrer a pie.

Otras visitas de interés

Jardines del Capitolio, Biblioteca del Congreso, Tribunal Supremo (exterior), National Mall.

Enlaces de interés

© ERP, 2010. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: